Nos acabamos de incorporar al trabajo y con ello empieza de nuevo a la rutina, puede que se nos haga duro volver a ello; así que aquí os dejamos algunos consejos.

Hay que enfrentarse al día a día con los aspectos más agradables de la rutina y olvidar aquellos pensamientos que nos trasladen de nuevo al pasado y a opciones que ya no son factibles.

Sin embargo, la reincorporación al trabajo y a la rutina puede ser menos tediosa si se siguen algunos sencillos consejos:

 

1. VUELVE A HACER EJERCICIO Y A COMER SANO

Hay que aprovechar la vuelta a la rutina para volver a cuidarse y para hacer cosas que nos hagan sentir bien con nosotros mismos. Lo que comemos también tiene efecto en nuestro ánimo. Las vitaminas que aportan alimentos como las fruta, los vegetales y las legumbres nos harán sentirnos más fuertes.

 

2. DESCANSA

Los días de descanso deben servir para coger el impulso necesario para volver al trabajo con ganas, para fijarse nuevas metas y retos. Una parte de nosotros estará impaciente por ponerse manos a la obra, por aprender, por superarse y por progresar. Las metas han de ser muy concretas, medibles y realistas, de otro modo solo valdrá para caer en la frustración.

 

3. HAZ PLANES

Mejor que buscar planes para el verano que viene es buscarlos para el próximo fin de semana o para una fecha a corto plazo que nos genere bienestar. Cualquier plan que te permita desconectar y sacar partido a tu tiempo libre.

 

4. SÉ POSITIVO

Utiliza el recuerdo de tus vacaciones como un refuerzo positivo, algo que pudiste permitirte gracias a tu trabajo y a tu esfuerzo. No dejes que se convierta en un lastre, en un recuerdo nostálgico que te impida disfrutar de las pequeñas cosas de tu día a día e intenta no quejarte de manera frecuente o, de lo contrario, entrarás en una espiral de negatividad que no te servirá para nada.

 

5. ORDENA Y DECORA TU ESPACIO

Los lugares desordenados generan estrés y dificultan la concentración. Por eso, te recomendamos que ordenes y decores tu espacio.

Limpia y ordena tu mesa, deshazte de los papeles que ya no te sirvan y archiva los antiguos. Elige la foto de las vacaciones que más te guste y úsala como fondo de escritorio, de ese modo, podrás volver a ese momento en cuanto lo necesites. Pon alguna plantita en tu mesa, ayudan a la mejora de la productividad, ¿lo sabías?

 

6. TRABAJA, PERO CON ORDEN

No quieras realizar toda la tarea el mismo día, analiza todo lo que tienes pendiente y créate una lista, ordénala por prioridades y márcate objetivos. Márcate las fechas importantes en el calendario para cumplir con los plazos de entrega.

Haz pausas, debes tomarte pequeños descansos, estas pequeñas pausas no son una pérdida de tiempo si no una inversión en futura concentración y productividad.

 

7. BEBE AGUA

Y por último no olvides la hidratación, es fundamental para un rendimiento óptimo y para estar concentrado al máximo.

Una fuente de agua en la oficina ayudará a que nos mantengamos hidratados a lo largo de toda la jornada y que no nos olvidemos de ello.