¿Por qué hay que beber más agua en verano?

Este verano está siendo caluroso en gran parte del país. Nuestro cuerpo  pierde más agua en temperaturas altas. Esta pérdida de agua a través del sudor y la respiración puede situarse entre los 2,5 y 3 litros, que puede además aumentar, si se realiza ejercicio físico.

¿Qué pasa si no nos hidratamos bien en verano?

Si la hidratación es insuficiente, aumenta nuestra temperatura corporal y aparecen síntomas como la boca seca, el cansancio… Si la cantidad de líquido que absorbe el cuerpo no es la misma que la que se elimina, nos encontraríamos ante un desequilibrio.

CONSEJOS PARA BEBER AGUA EN VERANO Y MEJORAR TU HIDRATACIÓN

  1. Usa tu botella reutilizable para beber agua en verano

En verano no estarás todo el día en casa. Lo más probable es que estés de viaje, en la playa o en la piscina. Para asegurarte de que te estás hidratando a lo largo del día. La puedes rellenar en cualquier fuente y así te aseguras tener siempre agua a mano para ti y para los tuyos.

  1. ¿Cuánta agua hay que beber en verano?

Según el Observatorio de Hidratación y Salud, en circunstancias normales se recomienda beber unos dos litros de líquido al día. Pero en situaciones especiales, como a temperaturas altas, es necesario beber tres litros o más.

  1. En verano, bebe agua aunque no tengas sed

No esperes a tener sed para beber agua, porque la sed es una señal de alerta de que el proceso de deshidratación ya ha comenzado. Bebe a lo largo del día. Se recomienda que bebas agua sorbos controlados y poco a poco.

  1. Elige agua al resto de bebidas para hidratarte

El agua u otras bebidas hidratantes, como las infusiones y los zumos, son una alternativa más saludable con mayores cantidades de agua para tu organismo.

  1. Evita beber agua muy fría en verano

Beber agua fría no es malo, pero es recomendable que la temperatura del agua en verano oscile entre los 10º y 15º para facilitar su absorción. Beber agua fría es contraproducente porque da la sensación de que elimina la sed más rápidamente y no se está absorbiendo la cantidad de agua que necesita en realidad tu cuerpo.

  1. Hidrátate con frutas y verduras

Como hemos dicho anteriormente, puedes tomar infusiones y zumos, además de agua. También es recomendable que comas frutas y verduras de temporada con alta cantidad de agua (por ejemplo la sandía, la lechuga o el pepino), en lugar de alimentos copiosos. Además, estos alimentos te aportan vitaminas y minerales.