Sí, aunque siempre se dice que el cuerpo humano está formado por un 70% de agua y hay que beber unos dos litros al día, lo cierto es que eso es cierto en términos genéricos pero la cantidad de agua que cada uno necesita varía en función de su tamaño, su actividad física y de su edad.
Dependiendo del agua que consumamos en nuestro día a día debemos de ajustar la cantidad de agua que bebemos. Como es lógico no consumirá la misma cantidad de agua una persona que hace una hora de spinning que una persona que está sentada en una silla por mucho que tengan el mismo peso o la misma edad. A mayor actividad física, mayor necesidad de agua para reponer la pérdida por sudoración, etc.

Partiendo de esa aclaración de que, como en casi todo, cada uno es un mundo y sus necesidades varían, hay unas cantidades recomendadas según el momento de nuestra vida en que nos encontremos.

  • Bebés y niños: Los bebés tienen suficiente agua con la contenida en la leche con la que se alimentan. Hay diferentes opiniones sobre el momento ideal para empezar a introducir el agua en su alimentación que oscilan entre los 6 meses de vida y el año. En estas edades los niños se estima que deberían ingerir alrededor de 1,3 litros al día.
  • Adultos: En este grupo se necesita ingerir entre 2 y 3 litros de agua al día que resultan vitales para que nuestro organismo trabaje correctamente transportando los nutrientes en la sangre, digiriendo los alimentos y eliminando toxinas. Como ya hemos dicho la cantidad dependerá de la actividad física de cada uno, entre otros factores.
  • Embarazadas: Durante este periodo se estima que la necesidad de agua está en torno a los 2 litros diarios, unos 8 vasos. Es muy importante no reducir esa cantidad, no sólo para un correcto desarrollo del feto, sino también porque el consumo abundante de agua ayuda a aliviar los síntomas típicos del embarazo como el estreñimiento, las náuseas, etc.
  • Mayores: Cuando alcanzamos la conocida como tercera edad nuestro organismo requiere un mayor esfuerzo para llevar a cabo sus funciones y el consumo de agua se hace más necesario que nunca para asegurar el correcto funcionamiento de órganos como los riñones para que puedan realizar exitosamente su misión de eliminar toxinas. Una correcta hidratación contribuye a mantener los músculos más jóvenes y una mejor salud en general.

Como veis a todas las edades es importantísima el agua para nuestra salud así que no dejéis de beber agua para cuidar de vuestra salud y la de los vuestros.
Donde vayas lleva contigo tu Easy Water.