Empiezan las altas temperaturas, se prevé que en gran parte de España se superen los 40º este verano. Ante estas previsiones queremos recordar la importancia de la hidratación, especialmente a los grupos de gente con un mayor riesgo a sufrir golpes de calor.

Por eso el IIAS recomienda beber agua a menudo, en pequeños sorbos, para hacer frente a los riesgos derivados de la exposición a las altas temperaturas.

Por su parte, el IIAS cuenta con un decálogo en el que ofrece una serie de recomendaciones. Se destacan el cuidado y mantenimiento de la hidratación corporal, una medida fundamental es beber agua frecuentemente para reponer las pérdidas producidas que se producen a través del sudor, como consecuencia de una exposición prolongada al sol, a altas temperaturas, o a la realización de un intenso esfuerzo físico.

Para conseguir una correcta hidratación debemos ingerir entre 2 y 2,5 litros de agua, a lo largo del día, adecuando nuestra ingesta según las condiciones de temperatura y la intensidad del esfuerzo que realicemos”

De esta forma, ayudamos a nuestro organismo a mantener sus mecanismos de termorregulación, así como las funciones físicas y cognitivas. Es recomendable tener cerca una botella de Agua Mineral Natural siempre que nos permita hidratarnos en cualquier momento.

Estos son algunos consejos para protegerse y evitar los efectos de la ola de calor:

  • Evite salir de casa durante las horas centrales del día.
  • Beba más líquidos, sin esperar a tener sed. Sobre todo agua y zumos de fruta ligeramente fríos.
  • Evite comidas copiosas, tome verduras y frutas. Coma menos cantidad y más veces al día. No tome comidas calientes ni abuse de las bebidas alcohólicas.
  • Reduzca la actividad física.
  • Descanse con frecuencia a la sombra.
  • Use ropa de tejidos naturales, ligera y holgada, de colores claros, sombrero, gafas de sol y cremas protectoras solares.
  • Permanezca en espacios ventilados o acondicionados.
  • Cuando esté en la casa, utilice las habitaciones más frescas.
  • Durante el día baje las persianas y cierre las ventanas. Ábralas por la noche para ventilar.
  • Mantenga los alimentos en el frigorífico y vigile siempre las medidas higiénicas de conservación.
  • Cuando estacione el coche no deje en el interior a niños ni ancianos con las ventanillas cerradas.
  • Ayude a las personas que puedan estar en mayor riesgo de sufrir los efectos del calor.

En Easy Water te ofrecemos diferentes formatos para que elijas el que mejor se adapte a tus necesidades.